miércoles, 23 de julio de 2008

De vuelta del trabajo!

Buenas de nuevo!

Hoy he decidido contaros algo más de mi para que me conozcais mejor jiji

Una de las aficiones que tengo es echar miraditas e intercambiarlas con la gente que me acompaña en el cercanías cuando regreso del trabajo jeje

La verdad es que aunque os parezca raro me encanta aprovechar al máximo el tiempo y si es con morbo mucho mejor jeje

Pues como os decía, me encanta jugar a echar miraditas y eso lo hago todos los días jeje el caso, es que hoy os voy a contar algo que me ocurrió un día jeje

Como todos los días estaba en el anden esperando a que llegará el tren, el caso es que me fijé en un chico morenito, pero estaba en el anden de enfrete mía así que pensé: bueno aunque vaya en la otra dirección nadie me puede quitar el gustazo de echarle unas miraditas jijij

Entonces empecé a mirarle muy fijamente, y esperaba que se diera cuenta...asi que después de intentarlo durante unos segundos y que no tuviera efecto decidí hacer sonar mi movil jijiji eso sí que funcionó jeje porque ya no retiró su mirada de mi jejeje

Yo ese día venía de una reunión y me había puesto una faldita larguita y apretada en plan ejecutiva jejeje y como toda buena ejecutiva me puse un liguero con sus correspondientes medias jejeje Asi que una vez el chico empezó a mirarme, empecé a tocarme el pelo, las piernas mientras mis ojos no paraban de mirarle y provocarle jeje Cuando noté que el chico estaba flipando y excitado lo que hice fué girarme para que me viera de espaldas al mismo tiempo que miré si había alguien más mirando para enseñarle algo que le volvió loquito...me levante un poquillo la falda para enseñarle mi liguerito!!!jeje

Una vez hice esto, volví a mi posición inicial y empece a fijarme en su paquete mientrar muy discretamante me tocaba como por casualidad mis tetas jeje yo me estaba poniendo muy cachonda pero el chico aún más jejeje Seguimos el juego un rato más hasta mi tren entró a la estación, yo le hice un gesto para despedirme de él y en cuento lo hice él desapareció por completo...me subí al tren y me senté la lado de la ventana pensando lo morbosa que había sido la situación...de pronto cuando sonaba el pitido del cierre de puertas ví de nuevo al chico moreno que había cruzado corriendo la vía...nos hicimos un gesto para vernos al día siguiente pero nunca más he vuelto a coincidir con él...

Lo que os puedo decir es que ese día regresé a casa bien calentita jijiji

Un besazo!!

1 comentario:

Anónimo dijo...

vaya vaya, tendre que coger mas el tren!!
El Pupilo