sábado, 3 de marzo de 2012

Me almuerzo hasta al camarero!!

Hola Sandreros!

Antes de navidades me uní a un grupito de compañeras de la oficina para irnos a desayunar todas juntas. No es que comparta con ellas mucho y sus conversaciones nunca son de las que me gustan... pero mi intención era la de conocer sitios nuevos por la zona.

Un día acabamos en un bar por el cual había pasado cientos de veces pero nunca me había fijado. Entramos y para suerte mía encontré lo que buscaba!! un camarero jovencito, alto, grande, rubio.... ufff me llamó mucho la atención.

Desde ese día insistía a mis compañeras para ir a desayunar allí siempre que pudiéramos.

Cuando estábamos allí utilizaba muy bien mis 20 minutitos y cruzaba miradas desafiantes con él sin que mis compañeras lo notaran. Hasta me llamaban "la meona" porque estaba todo el rato de paseos al baño! lo que ellas no sabían es que simplemente me exhibía ante él.

Tras varias semanas en las cuales tampoco pasé tanto como me hubiera gustado por allí, me decidí a dar el siguiente paso y el día que me tocó pagar a mi espere a que estuviera mi camarero y le dí, junto con el dinero, un papelito mi  nombre y número de teléfono. Él, muy profesional, me cobró y sin hacer ningún tipo de comentario se guardó el papel.

Antes de llegar a la oficina ya tenía su primer sms. El primero de muchos que intercambiamos durante varios días. En ellos le comenté que me gustaba, y me encantaban las miradas que cruzábamos. Él me decía que siempre vestía muy provocativa y que si no se lanzó antes fue por miedo a equivocarse con mis señales y poder perder por ello su empleo.

Varios días después toco volver donde trabajaba mi camarero. Nada mas entrar nos miramos y nos sonreímos. Él, de nuevo muy profesional, nos atendió y sirvió como siempre. La única cosa que cambió fue que ese día, cuando fui al baño, él vino detrás mio y en un punto muerto donde nadie nos veía y sin cruzar palabra me empotró contra la pared y me dio un beso muy muy intenso. Se notaba que me deseaba porque en los 30 segundos que estuvimos le dio tiempo a recorrer todo mi cuerpo varias veces.

Al volver a la oficina tenía otro sms suyo: "Llevabas ligeros verdad?", a lo que le respondí con un "para ti siempre los llevaré".

Ese mismo fin de semana quedamos por fin fuera del trabajo, en el retiro, para "dar una vuelta". El paseo duró mas bien poco porque acabamos en una zona apartada, en un banco, donde seguro que mas de un voyeur nos observaba.

Allí volvió a decirme lo de los ligeros. Yo le aclaré que los llevo por dos razones: por un lado me hacen sentir muy sexy y por otro... permiten el acceso directo a cierta zona. Él pudo descubrir que eso era cierto ya que me senté encima de él y, debido al tipo de falda que llevaba y a mi manera de moverme, conseguimos desfogarnos sin que nadie lo notara.  La verdad es que me sorprendió bastante el "tamaño" de mi camarero y gracias a ello conseguí tener varios orgasmos casi sin moverme. Ufff qué recuerdos!!

7 comentarios:

thoritho dijo...

me equivoqué de profesión, jeje. Ahora cada vez que te entrar en la cafetería te está esperándo en el baño? yo lo estaría ;)

Y viva los ligueros!!!

Un beso guapa

javier dijo...

Que buena eres Sandrita,pero me parece que eres tu mucho mas profesional que el camarero.Sigue asi.
Guapa.

Sandrita y David dijo...

Jiji has acertado Thoritho... pero no todas las veces puede esperarme en el baño... por desgracia jiji

Como ves ya soy toda una profesional cazándome chicos Javier, aunque hay otro trabajo en el que no me importaría nada ser "profesional"...

Un besito

Anónimo dijo...

Encanto,cuando lo desees me desayunas,que estoy muy cargadito..

Dulce Julia dijo...

Qué relato más morbosillo, me ha gustado mucho, yo quiero camareros asi jiji.

Sandrita y David dijo...

Ummm Anónimo cuando tu quieras...

Bienvenida Dulce Julia... tendremos que buscar más camareros así jiji

Un besito

Anónimo dijo...

Madre mia sandrita sandrita...mmmmm q buena eres tia!!lo tienes todo!!si teanimas yo soy mecanico...jajaja
un saludo y no cambies nucaaa..xcierto soy Alberto de madrid